Videos y fundamentos de baloncesto

SALIENDO DEL NIDO POR JOSE ANGEL SAMANIEGO

SALIENDO DEL NIDO

la foto
ARTÍCULO CEDIDO POR:
logo_ska-300x252

Repaso de la filosofía empleada durante estas dos últimas temporadas en el FIATC MUTUA JOVENTUT para facilitar la integración de los jóvenes talentos al entorno profesional. Algunas de los conceptos clave que analizaremos serán: El momento, el error, la continuidad, la comunicación, el contacto físico, la capacidad para autoentrenarse…

Mi hija nació en Badalona; bien que me lo recuerda Salva Maldonado. En Badalona nacen, y sobre todo se desarrollan muchos de los jugadores que alcanzan la elite en el baloncesto nacional (hasta 14 disputaron esta temporada la Liga Endesa).

Durante mi primera temporada en Badalona mi mujer, embarazada de nuestra hija, iba realizando cambios en la casa para recibir al nuevo miembro. La matrona, llevadora por estos lares, nos recordaba que ese fenómeno se conoce como el instinto del nido y consiste, ni más ni menos, en la necesidad que aparece en la madre de preparar el nido en el que las crías vivirán antes de su nacimiento. Y en el centro del nido, la cuna (el bressol). El bressol ha sido “la palabra” en estas dos temporadas vividas en Badalona. La cuna como núcleo que acoge, protege y desarrolla a los jóvenes deportistas.

El bressol como seña de identidad de una manera de ver y hacer el basquet.

niñosLa influencia del ambiente en el desarrollo del talento deportivo es algo bien conocido por Jordi Martí, actual director deportivo del club y responsable del trabajo con la cantera del Joventut durante  muchísimos años. El Basquet Base del club intenta poner todos los medios para crear el ambiente idóneo para el desarrollo del talento. Como acertadamente afirma Juan Carlos Cubeiro: La energía de un club deportivo es función de la materia prima (talento detectado) y del contexto”. Y lo refleja con la conocida fórmula de la teoría de la relatividad: “Ecuación de Einstein: e = m * c2; donde e es la ENERGÍA del equipo; m es la MATERIA PRIMA del equipo y c el CONTEXTO (entorno, ambiente).

El ambiente que rodea la actividad deportiva puede facilitar o dificultar la experiencia del atleta.

Pero llega un momento en el que el joven deportista alcanza el nivel para incorporarse, de manera paulatina, al trabajo del equipo profesional. Mi compañero y excelente entrenador LLUIS RIERA me recordaba la importancia y la necesidad de sacar de esa zona de confort que constituye el nido en el que han crecido los jóvenes talentos.

Esta inquietud nos ha llevado a trabajar la mejora de los jugadores teniendo en cuenta varios objetivos que considerábamos fundamentales alcanzar para lograr una adecuada adaptación al equipo. Nuestros objetivos van más allá del trabajo de mejora técnico-táctico propiamente dicho. Trataré de enumerar y describir someramente cuales son:

1.- LA COMUNICACIÓN. La importancia de hablar en la cancha:

La COMUNICACIÓN no es una OPCIÓN, es una OBLIGACIÓN.
  • Nunca o siempre no existe en baloncesto; por eso creemos en la importancia de la comunicación. Cada situación es diferente.
  • Es fundamental crear el hábito de hablar para conseguir que nuestro esfuerzo vaya en la misma dirección.
  • La comunicación debe ser mayor cuantos mayores sean los problemas que estemos afrontando. La comunicación nos une.
  • La comunicación, en defensa, es básica. Los errores que dependen de nosotros deben ser evitados.
  • La comunicación es nuestro primer concepto de AYUDA DEFENSIVA.
  • Tan importarte como COMUNICARSE es saber ESCUCHAR. Intentar hacer lo que decimos.
  • Me gustaría cerrar este apartado con una frase genial de LLUIS RIERA: “Poca comunicación y demasiado lamento; tenemos que aprender a hablar antes de que las cosas ocurran, no después de que hayan sucedido”.

2.- CONTINUIDAD. No pararse.

El baloncesto es un juego de MOVIMIENTO CONTINUO.
  • Desde el punto de vista ofensivo la continuidad en el juego es determinante a la hora de generar ventajas. Hay un fundamento facilitador que es el pase. Estar trabajando constantemente sin el balón para crear líneas de pase y no retener el balón innecesariamente facilitan la labor ofensiva. Por el contrario tenemos un fundamento que se opone a la fluidez del ataque: el bote. Jugar sin botar nos va bien; reducir el bote hasta los instantes finales de la posesión es mejor que tratar de usar constantemente este fundamento como medio de generar la ventaja. El bote es un arma para utilizarla cuando queramos, no cuando quiera la defensa.
  • Desde el punto de vista defensivo. Si me paro en defensa me castigan. La peor respuesta defensiva ante un ataque que busca el continuo movimiento de jugadores y del balón es pararse. Si me paro iré tarde ante la iniciativa del ataque. En defensa hay que ser capaz de moverse  y pensar. El jugador piensa que si su hombre está lejos del balón se puedo relajar; que después de haber defendido una acción puedo pararme; craso error, un buen ataque acabará encontrando la ventaja si un defensor se para. Las DUDAS matan la continuidad defensiva y generan DESVENTAJAS. Las dudas son muy malas en defensa.
  • Tras un error o un fallo propio o de un compañero; tras el acierto del rival o tras una decisión arbitral con la que no estamos de acuerdo, ¡no pararnos!”.

3.- RÁPIDO, PERO NO DEPRISA. Siempre he creído, ahora me doy cuenta que erróneamente, que la mejora técnica pasaba por una mayor velocidad de ejecución. Son innumerables las ocasiones a lo largo de una temporada que pido a los jóvenes que ejecuten más despacio. ¿Por qué? Porque una ejecución excesivamente rápida (DEPRISA) conlleva un incremento de los fallos en dicha ejecución.

“El error nace en el proceso de decisión; el fallo en el proceso de ejecución”.

Porque es en la mejora de la lectura del juego y en un correcto proceso de toma de decisiones donde se obtiene la eficiencia. Entendiendo la eficiencia como la “Capacidad para LOGRAR UN FIN empleando los MEJORES MEDIOS posibles”. Insistimos en la importancia de la concentración para mejorar nuestra percepción de lo que ocurre dentro de la cancha. Llamamos la atención hacia dónde mirar para que el jugador pueda VER y tomar la decisión adecuada. Enfatizamos en la necesidad de elegir el MOMENTO adecuado para la ejecución.

4.- LA GESTIÓN DEL ERROR.

La grandeza de un entrenador viene marcada por su forma de gestionar el ERROR.

Desde el inicio de la temporada SALVA MALDONADO  recuerda al equipo, insistiendo especialmente a los jóvenes, que el baloncesto es un juego de fallos y errores. Los jóvenes deben aprender a convivir con ellos. Deben entender la oportunidad de mejora que existe detrás de cada uno. Sigo sorprendiéndome viendo las caras de los jugadores cuando les digo que su compromiso con la mejora reside en su capacidad de equivocarse. Que es fundamental que se equivoquen mucho; pero necesario que aprendan de ello.

ejercicio

“Cada error que cometo me acerca al éxito”. (JOHN WOODEN)

Es habitual escucharnos  a los entrenadores de la Penya decir a los jugadores la importancia que tiene aceptar el ERROR, de PENSAR en la siguiente ACCIÓN.

  • Que seguir jugando en esos momentos es seguir ayudando al equipo.
  • Que si hay un error debo borrar y reaccionar. No puede ser que, cada vez que se produce un error, la siguiente acción finalice en canasta recibida.
  • Debemos pensar en la siguiente acción; no anclarnos en el pasado (lo acontecido) y seguir focalizados en el PRESENTE.
  • Que la FORTALEZA MENTAL pasa por evitar cometer errores de manera consecutiva.
  • Que aprender significa NO cometer dos veces consecutivas el mismo ERROR.
  • Que debemos aceptar los fallos y reducir los errores.
  • Que debemos diferenciar entre nuestros errores defensivos y el acierto del rival.
  • Que sólo podemos competir por la victoria si somos capaces de aceptar mis errores y los de mis compañeros.
  • Que los fallos no me pueden hacerme dudar.

5.- JUGAR CON CONTACTO. Uno de los aspectos del juego que los jóvenes deben mejorar en su proceso de adaptación al equipo profesional es aprender a jugar con CONTACTO. Es evidente, más notorio en los jugadores jóvenes interiores, que todavía hay una desventaja física respecto a los jugadores más formados. La acción del BLOQUEO marca, como pocas, la capacidad de soportar el contacto por parte del jugador. Mi determinación a la hora de pasar el bloqueo; el uso que haga de los brazos…

Debemos acostumbrarnos a jugar con contacto.

entrenadores

Como veíamos en el apartado 2, la continuidad en el juego es clave; y muchos jóvenes ante las acciones de contacto se paran. De su capacidad de adaptación al juego con contacto dependerá la velocidad de adaptación a la competición.

6.- AUTOENTRENAMIENTO. Trabajar con rutinas. En este aspecto LLUIS RIERA también ha llevado la iniciativa. LLUIS está muy preocupado por la sensación de que el joven jugador sólo entrena si tiene al entrenador. La experiencia nos ha permitido conocer a muchos jugadores, provenientes de otras culturas, que mantenían rutinas propias de entrenamiento. Las realizaban sistemáticamente sin la necesidad de tener un entrenador delante. ¿Cuántos ejemplos podríamos citar de jugadores que tienen una rutina propia para entrenar el tiro, el bote…? Enseñar y educar a los jóvenes en su autoentrenamiento como una parte necesaria de su proceso de crecimiento como jugadores.

Integrar el joven talento en la estructura de un equipo profesional es una tarea gratificante. Ayudarles a dar sus primeros pasos en la elite un reto. Poder hacerlo en la Penya, un lujo.

JOSE ANGEL SAMANIEGO

Artículo cedido por el proyecto SKA-TRAINERS:

logo_ska-300x252

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Comment

 

— required *

— required *