Videos y fundamentos de baloncesto

Art.12 EL BOTON DEL “RESET” POR GERMAN DIORIO

EL BOTON DE “RESET”

 

Los Grandes Deportistas siempre dejan enseñanzas a aquellos que quieren aprender y crecer. Hoy, con el diario del lunes hablando de la victoria de San Antonio y la gran actuación de Emanuel Ginóbili en sus páginas es hasta fácil decir que los grandes como Manu son capaces de cualquier cosa, incluso de reponerse de un par de juegos no tan buenos (como los primeros de la gran final con Miami). “Manu es enorme, y los fenómenos como él todo lo pueden”, dice sin vacilaciones cualquier aficionado luego de los 24 puntos y 10 asistencias logradas por el bahiense. Y razón no le falta, claro, porque “Manu es enorme” (¿quién se anima a dudar de su calidad y logros?) y porque, evidentemente, “los fenómenos como él parece que todo lo pueden” (sino, no sería un fenómeno ni hubiera logrado todo lo que logró en su carrera deportiva).

Pero hablaba en el arranque de las “enseñanzas”, ya que si nos quedamos en la condición de fenómeno de nuestro protagonista seguramente vamos a caer en el error común de pensar que lo que hizo Ginóbili es imposible para el resto de los mortales, y la verdad que no es así.

¡Alto! Concédanme unas líneas más antes de tirarme con algo. Intentaré explicar que, de todo lo que hizo Manu en el épico quinto juego contra Miami, podemos hacer todos los mortales. Y créanme que lo más importante, la esencia o lo que llevó a Ginóbili a romperla toda, está a alcance de los comunes como nosotros.

No hablo de puntos, asistencias, rebotes ni nada por el estilo, sino puntualmente de la capacidad de reciclarse de un partido para otro. Porque lo que lo llevó a jugar como lo hizo no está en su mágica zurda, en sus penetraciones ni en el latigazo con que suele habilitar a sus compañeros. No señor… Lo más importante es la capacidad que tuvo Manu para apretar el botón de “reset” en su máquina, para reencontrarse con su mejor versión. Pero claro, para apretar el botón de “reset” hay que sortear una serie de pasos: 1) darse cuenta que estas tildado o trabado; 2) reconocer que necesitas resetearte; 3) decidirte a apretar el botón; 4) hacerlo. Y aquí algo aún más importante: para apretarlo, hay que saber dónde está ese botón… Hay que conocerse, para saber de qué manera puedo reencontrarme con mi esencia, con mi mejor versión. Y eso, que parece patrimonio de los grandes como Ginóbili, en realidad, está al alcance de todos.

El deporte de alta competencia, por su marco de presiones constantes, muchas veces suele sacarnos de nuestro Eje. Es capaz de desestabilizar al más pintado, sencillamente porque somos humanos y todos podemos tener debilidades o algún mal momento. Muchos deportistas de alta competencia siguen dependiendo del clima que viene de afuera a la hora de encarar su motivación o proceso de enfoque para un compromiso, cuando en realidad, los libros marcan que lo ideal sería aprender a reconocer “cuál es tu mejor estado” para, a partir de allí, elaborar mecanismos que te permitan “conectarte con él cuando lo necesites”.

Ginóbili, en teoría, no llegaba al 5to juego con Miami en las mejores condiciones. El mismo reconoció a los periodistas que no estaba mentalmente tan fuerte como en otras ocasiones. No estaba jugando bien y la prensa estadounidense parecía caerle encima mientras la argentina hacía fuerza soñando que el ídolo renaciera de las cenizas. Y así fue… Después, con el

diario del lunes, hubo quienes atribuyeron la resurrección a la decisión del entrenador Popovich de ponerlo entre los titulares por primera vez; a la ovación que recibió del público de San Antonio; a que metió su primer lanzamiento; y podemos seguir buscando razones, válidas y por ende dignas de ser tenidas en cuenta, pero sin lugar a dudas la más importante es que Emanuel se encontró con Manu, y en ese reencuentro no tuvo lugar en la cancha, sino en lo profundo de la persona.

“Lo necesitaba mucho – confesó Manu a Básquet Plus luego de su épica actuación, a propósito del gran regalo que se hizo así mismo en el Día del Padre -, pasé un buen tiempo llenándolos de besos a mis hijos para valorar aún más el hecho de estar acá. A veces uno vive en una vorágine estando acá en la NBA y en un despelote mental por así decirlo, entre presión, entre lo que tenés que hacer, en cómo defender a tal, cuando tenés a Wade, cuando tenés a Allen, lo tenés que hacer en ataque… y perdés un poquito de vista que estás jugando una final de la NBA y que por ahí hay que valorarlo un poco más. Dar un paso al costado, un ratito aunque sea, y decir “estoy en el lugar donde todo jugador de básquet del mundo quiere estar”. Entonces, con mis hijos y pensándolo y demás, es como que lo valoras más y que lo haces de mejor onda, no solo sufriendo y estando preocupado. Así que creo que eso ayuda también”.

Regreso a las Fuentes. Tomar distancia para enfocar las cosas como se merecen, para poder encararlas con más y mejor onda, sin tanto sufrimiento. La clave, entonces, no está tanto en si entró o no el primer tiro o en todas las pequeñas grandes cosas que pasaron y obviamente sumaron lo suyo para que podamos disfrutar del mejor Ginóbili, sino en que Emanuel, en la intimidad de su hogar, se reencontró con Manu.

Saber apretar a tiempo el botón de “reset” puede ser clave, porque hacerlo oxigena y nos permite mirar las cosas con mayor claridad.

¿Qué es lo que te impide hacerlo? ¿Sabés dónde está tu botón de “reset”? ¿Cuál es tu mejor estado para la práctica deportiva? Cuantas preguntas, ¿no? Lo mejor del caso, es que aunque parezca lo contrario, no es tan difícil encontrarles respuesta.

 

German Diorio
Psicologo – Especialista en Deportes
germandiorio@hotmail.com
www.elpsicologodelclub.blogspot.com
@germandiorio

3 Comments

  1. coachdelas dice:

    BORRA Y SIGUE
    llevo tiempo diciendo eso a los jugadores, no permitas que tu mente te limite, que pa echarte broncas esta el entrenador, que fallas… borra y sigue, pero nada, les pasaré el artículo ver si diciendo “reset” hacen mas caso

    • admin admin dice:

      No sabría decirte si la cifra es exacta pero se afrima que el baloncesto es 80% mental y que literalmente es imposible alcanzar tu máximo rendimiento mental, que nunca nadie lo ha conseguido en ningún deporte. Resetear es clave, a veces el stress físico y el stress mental esta sedimentando en tu juego y no lo ves llegar. Resetear es algo que se debería entrenar con tanto ainco y dedicación como el tiro. Es más, hay que grabarse a fuego que todos pasamos horas tirando o compitiendo pero lo que diferencia a los grandes jugadores es la relación que mantienen con el error, es decir, como actua tu mente inmediatamente despues de un error; ¿te hace subir el nivel? ¿te hace bajar el nivel? ¿te resta confianza?,¿te motiva a concentrarte más en el siguente tiro? …os dejo la definción que Ellis Marrufo me dio por twitter sobre que es la fortaleza mental :https://twitter.com/PNL_ElisMarrufo/status/319061241320574977/photo/1

      Comparte http://www.bball4real.com, es para todos!!

  2. coachdelas dice:

    jugar en modo “flow“: como tu dices… que el error no afecte a este estado de máxima concentración y disfrute del juego creo que sería lo que todos los entrenadores deberíamos buscar que nuestros jugadores consigas… yo estoy en ello

Leave a Comment

 

— required *

— required *