Videos y fundamentos de baloncesto

Art.17.EL CONTRATO EMOCIONAL POR ELIS MARRUFO

En los tabloncillos y gimnasios hay muchas palabras, gestos, sentimientos y acciones -decentes o no- que procuran, activar a un jugador o un equipo. Más existen dos (2) aguafiestas capaces de destruir todas esas palabras y el trabajo de años,  en fracciones de segundo: EL MIEDO y la IRA.

Michael Jordan excelso competidor, para muchos el mejor de todos los tiempos, nos enseñó, hizo cuerpo y sigue siendo –ahora más en los negocios- uno de los seres más coherentes con su prédica y su éxito en el mundo:

“Para muchos el miedo es una amenaza, para mi es solo… una ilusión”  e igualmente Sun Tzu – en su milenario libro El Arte de la Guerra: “Si el guerrero es impulsivo, puede ser inducido fácilmente al descontrol.” 

Para los grandes filósofos del Baloncesto, el deporte de los gigantes es un ajedrez mental y nada mejor que la opinión de un experto, el gran maestro de ajedrez, Bobby Fischer, que

“sólo se puede jugar bien al ajedrez si se

ama el juego

y lo cierto es que de esa afirmación es vital para el éxito con los peones, alfiles y la reina de un

deporte tan exigente como la coreografía amenizada por 10 reyes para encestar un  enorme balón naranja.

Los precios de algunos bienes se disparan ocasionalmente y aparece un concepto llamado inflación. La NBA en todos los Drafts incorpora no menos de 80 rookies y ¿donde se meten? Pues sencillo son 30 equipos, plantilla de 20 que suman no menos de 600 jugadores de alto nivel. Esos 80 son aproximadamente un 15% de esa población, significa no que aumenta el número de jugadores sino que… sube el nivel y los equipos se obligan a ajustar sus esquemas ante la proliferación de talento, por eso es reconocida como la mejor del mundo. No hay un mejor lugar para el talento en el mundo que la NBA, eso la obliga a innovarse a reinventarse. Las primeras “victimas” de esa inflación del talento son los de “bajo” rendimiento y los “veteranos”. Ya un Kobe o un Tim Duncan por encima de los 30 para mantenerse vigentes, deben reconfigurarse. A un LeBron o Carmelo Anthony a sus 29, aunque igualan, amenazan y superan a algunos miembros del salón de la fama, a su misma edad, algunos novatos, recién llegados, como Paul George,

Damian Lillard, Blake Griffin, Greivis Vásquez y Stephen Curry parecen sugerirle amablemente la puerta de salida.

 

En la medida que se entienda que en estos tiempos, desde el ámbito estratégico, que la evolución de ese talento no se sostiene únicamente a base de transferencias bancarias, los flashes de las cámaras y titulares de prensa, sino que debe existir un aliciente aún mayor y prolongado en el tiempo: Respeto, Motivación, Reto y Trascendencia. Partiendo de que el Baloncesto es un deporte ejecutado por humanos, manejado por profesionales, ambos con sus valores y sus circunstancias, me permito citar a unos de los Gurúes de la Gerencia de vanguardia, Perter Drucker:

“Los faros de la productividad e innovación deben ser nuestras guías. Si logramos utilidades a costa de disminuir productividad o de innovar, esas no son utilidades: estamos destruyendo  la inversión. Por otro lado, si continuamos mejorando la productividad de los recursos claves y mejorando nuestra posición innovadora, vamos a tener ganancias, no solo hoy, sino mañana.” 

Cierro interpretando que la permanencia en el tiempo de una organización cualquiera que sea, estará definida directamente en la proporción de su capacidad de innovar “abrirse” a las nuevas corrientes.

Salario Emocional

 

Durante los últimos años, tanto en  Europa como en EEUU,  en las principales ligas de competividad premium está posicionándose un concepto que busca alcanzar la disposición plena del jugador. Un complemento en satisfacciones dentro y fuera de la cancha, lo que llamaremos acá: El “salario” emocional, enfoque para conseguir lo que por lo general o, a veces, el dinero no logra comprar: El compromiso, el sacrificio y el sentido de familia del jugador. Aunque nadie puede asegurar de manera tajante que aumentará y generará más beneficios a la organización, nadie tampoco podrá dudar que este tipo de prácticas que generan confianza y bienestar entre los jugadores, son capaces de convertirse en un fortalecimiento de la química, el teamwork, un desempeño sobresaliente, mejor productividad y por tanto en un evidente refuerzo a su competitividad a mediano y largo plazo.

Ser conscientes como equipo u organización de esa dimensión integral del jugador estimula a que él adquiera unos lazos de compromiso con la organización gracias a que no solo respetan su condición humana, sino que la mejoran.

10 aspectos que potencian o destrozan el “Contrato” emocional

Siendo el estímulo un motor que impulsa el logro de metas en humanos, el tratar de alimentarlo debe ser considerado como clave a la hora de mantener y dirigir una organización.

Algunos aspectos que ayudan a establecer este perfil emocional en el Equipo residen en:

1. ECOLOGÍA CONTRACTUAL: La transparencia según el desempeño y la referencia del mercado. La habilidad de algunos gerentes para cortar dinero en las aspiraciones del jugador, jamás será superior a la astucia colectiva de todos en “ahorrar” su esfuerzo, cuando el trato no ha sido justo. Fórmula exitosa pro jugadores resentidos.

2. PUNTUALIDAD: De nada sirve tener salarios “competitivos” o por encima del mercado, si el dinero llega cada 3 meses y menos si los afectados no sienten ese “sacrificio” compartido entre ellos y sus contratantes. “Señores los patrocinantes están atrasados así que tienen que esperarse” -Bajándose de una Hummer con los plásticos en sus asientos-. Es un efecto moral que en nuestra cultura no funciona. Así la camioneta sea prestada o comprada con dinero ajeno al team o ganada en la lotería. “Eso no es problema de ellos”… Fatal.

3. SERIEDAD: Endulzan, enamoran al jugador o al DT, incluso van hasta el cerro y le llevan una cesta de comida a la viejita y un saco de Dog Chow “Gourmet” importado a los perritos sarnosos del prospecto. Pero a la hora de despedirlos lo hacen en forma déspota, como si los sarnosos fuesen ellos en vez de sus perritos. Apagan los teléfonos, se esconden. OJO: Nada cuesta informar “Usted no rindió las expectativas esperadas por lo que hemos decidido despedirlo o transferido…” Tanto a él, los medios y sobretodo, full detalles a los seguidores del team –si su apoyo fuera considerado importante para esa directiva-. Lo contrario es un estilo de arrogancia extrema, chocante en nuestra cultura latina de contacto fraternal –causa de la pérdida del afecto de los fans-.

4. ZAMURO CUIDANDO CARNE: El dinero ya no es el único generador de felicidad. Si para un propietario o gerente de Team, esa es su única prioridad, con un carrito de perros calientes les irá mucho mejor –tanta salchicha que falte en el paquete, tanto dinero que debe haber en caja-. El jugador necesita sentirse pleno, valorado, reconocido y motivado para  construir su legado dentro de un Equipo/Liga, ya que como afirmábamos antes, para jugar bien un deporte, se debe primeramente amarlo. Y así como, no hay dinero suficiente para comprar un gramo de ese amor, tampoco lo hay para destruirlo, y menos para repararlo.

5. CAIMANEO EJECUTIVO: Conexión Directiva-Jugadores, tratos preferentes a personajes del equipo en desmedro de otros, emolumentos por razones distintas al juego limpio y al esfuerzo del jugador. Razones en contexto extradeportivo, en base a suposiciones o chismes. Son Hiroshima y Nagasaki en la cancha.

6. SUPERVISIÓN: Calibrar y ajustar con criterios no técnicos, con piratas o espontáneos de dudosa o no reconocida experiencia. Las vísceras son excelentes complementos en una parrilla o un berbiquí, en el deporte de alto nivel es una manifestación de fuerza bruta que dinamita la química, aun teniendo el “arrechón” la razón.

7. RESPETO: RESpuesta PErfecta a TOdo. Cuando hay más preguntas que respuestas, siempre hay  duda en las intenciones del Team y recelo en los jugadores. ¿Esperan que se enfoquen? Eso es el martes chino, de noche.

8. REPUTACIÓN del Team: Propietarios de perfil tiránico, y la historia de algunos “defenestrados” que hayan desfilado por el team, aseguran algo: Jugadores a la defensiva y paranoicos, claros de que en algún momento su cabeza rodará. ¿Quien se compromete así? Cuentan las leyendas basqueteras que un propietario de un conocido team, solía bajar al camerino a insultar y calificar de ladrones a ciertos jugadores “costosos”, resultados más de 5 años de sequia y lo peor… a pesar de los fracasos continuados y agravados… igualiiiitos.

9. DECISIONES: Disociadas de lo técnico: En el Baloncesto Hispano es común que familiares, sponsors, amigos de los dueños, fanáticos influyan más en los cambios, que el personal técnico contratado para eso. Al no haber un respeto al juego, un comprobado criterio sólido y un adecuado manejo técnico, los jugadores bajan la guardia, conscientes de que su rendimiento y aportes difícilmente sea determinantes para su permanencia en el equipo.

10. ENANOS MENTALES: Si los directivos siempre hacen lo mismo como van esperar resultados diferentes con el club. La capacidad de aprender en la derrota y tomar los correctivos de raíz, es bien valorado por los jugadores y sirve de estimulo a dar su mejor esfuerzo. Si el jugador siente lo mismo que viene pasando durante 2 o 3 años, asegurará solo su supervivencia, su mantenimiento físico, mas no su compromiso ganador.

 

@PNL_ElisMarrufo Especialista en Programación Neuro Lingüística. Caracas Venezuela 28 Julio 2013

No comments yet... Be the first to leave a reply!

Leave a Comment

 

— required *

— required *