Videos y fundamentos de baloncesto

art 1. CRITERIOS DE AUTOEVALUACIÓN.

Artículo 1. CRITERIOS DE AUTOEVALUACIÓN.

  Muy habitualmente valoramos un partido por el resultado;  sin embargo, puedes ganar y jugar mal, puedes perder y jugar bien e incluso, puedes ganar por mérito propio o por demérito del rival. Cada partido de cada liga es diferente. Los propios jugadores son diferentes de un día a otro por solo pequeños detalles, por solo pequeñas sensaciones que cambian. La propia percepción y la percepción que los demás tienen de uno mismo puede ser como la noche y el día en un mismo partido o en una misma acción determinada del juego.

 

  El baloncesto es un juego de equipo, gana el equipo. Tener esto presente en un modelo de mundo que idolatra al individuo e infravalora al conjunto no es fácil. Nunca un jugador solo es capaz de ganar un partido de forma individual. Aún reduciendo el caso al absurdo siempre necesita 4 compañeros más que defiendan bien o muy bien, al menos uno que le pase el balón bien o muy bien…  En una época, mi equipo, que venía de ganar dejó de ganar. Ni ganaba, ni luchaba como había hecho hacía tan solo un mes atrás. Las sonrisas y abrazos tornaron en malas caras y malos pases. Visto lo complicado que estaba alcanzar una victoria los objetivos empiezaron a cambiar y mi enfoque me hizo desarrollar teorías acerca de lo que es ganar el partido a nivel personal, pues pensaba que era el único area en el que podía ganar.

 

   El flujo de energía que va del individuo al conjunto y del conjunto al individuo no tiene principio y no tiene final, es un bucle que se retroalimenta. Lo ideal es el equilibrio entre estos dos extremos pero, en caso de no darse, es el equipo lo que prevalece sobre el individuo si se quiere sacar un partido o una temporada adelante. Pasara lo que pasara durante y después del partido, decidí valorar mi actuación en función de mis propios parámetros. No iba a ser peor jugador o peor persona si había metido los tiros o no, si la estadística valoraba positivamente mi actuación o la valoración que otros hicieran de mi. Estos criterios pueden solaparse o no, pero están todos muy estrechamente relacionados y no suelen ir por separado. No fue casualidad que esto ayudara a mi equipo a recuperar la sonrisa y la senda de las victorias.

 

- Disfruta el momento: Sé feliz jugando; cualquiera que sea tu nivel de energía o cómo se este dando el partido, se feliz jugando. Es el deporte que amas, disfruta lo que haces. Simplemente estar en la cancha es motivo de alegría. Aleja pensamientos sobre el futuro o el pasado y céntrate en el presente. No puedes controlar si el partido te está saliendo como a ti te gusta o si el partido es fácil o dificil de jugar. No juegues pensando: un día hice 8 de 8 y tengo que repetirlo; eso no ocurrirá. No te sientas juzgado. Solo disfruta todo lo que puedas y lo mejor que sepas. Especialmente, es un reto cuando las cosas no salen bien.

 

- Ser siempre positivo: Disfruta el momento y sé positivo: Es el cerebro un “músculo” fácil de engañar, incluso en el peor contexto ser positivo demuestra una confianza extrema en uno mismo y estrechamente ligado a esto surge un lenguaje corporal que puede alimentar a tus compañeros como energía extra en la cancha e incluso amedrentar a tus rivales. No te dejes frustrar por el contexto o tu potencial desaparecerá totalmente. Incluso si no te entiendes con tus compañeros o tu entrenador no empatiza nada contigo, recuerda que nunca a nadie que piensa negativamente le salió algo bien en una cancha de baloncesto. El rendimiento en baloncesto depende más del estado de ánimo de lo que puedes imaginar. Este estado de ánimo a veces decae pero ser positivo en la cancha significa estar preparado para cuando eso cambie.
- No limitarse: Disfruta el momento, sé siempre positivo y no te limites. No limitarse significa, a mi modo de ver, abrir tu mente a cualquier posibilidad que te de el juego y aprovecharla. Limitarse sería no realizar una buena lectura de juego por pensar que lo harás con tu mano mala, por pensar “este tiro no lo tomo por no estar habituado” o no tomar un buen tiro por fallar el tiro anterior…Por supuesto, no significa tirar fuera de tu rango de tiro o intentar pases que no domines.
El ejemplo más claro lo puedes testar cuando has renunciado a un buen tiro o a una buena penetración. Eso es limitarse. Fallas todo lo que no intentas.

 

- Objetivos a corto plazo:  ¿Piensas en ganar el partido? ¿Piensas en meter 20 puntos o en robar 6 balones? El partido se hará cuesta arriba con ese tipo de pensamientos. Disfruta el  momento, sé positivo, no te limites y márcate un objetivo a cumplir en los siguientes 3 segundos, e inmediatamente otro en los siguientes tres segundos. De esta manera cuidarás los detalles que, al final, son los que deciden en el juego.

 

- No rendirse nunca: Disfruta el momento, sé positivo, no te limites y jamás te rindas. ¿Cuantas veces el balón acaba saliendo del aro y solo el jugador con la mente más espabilada lo alcanza? o, en un contexto más general pregúntate cuantas veces un equipo tira el partido porque lo ve muy cuesta arriba y cuantas veces hay parciales de 10-0 en menos de un minuto.  Yo lo veo muy habitualmente, todo puede pasar. Hay demasiadas variables que ni el mejor jugador las puede controlar pero no rendirse es medible, entendible y cuantificable. Créate este hábito, incluso como objetivo a corto plazo en cada ataque o en cada defensa.

 

- No tener miedo al fracaso: Disfruta el momento, sé positivo, no te limites, ten objetivos a corto plazo, jamás te rindas y no te preocupes por el resultado. Lo llaman miedo a ganar o miedo a perder. El fracaso o el éxito son conceptos que evalúan actuaciones; a mi modo de ver son ambos conceptos carentes de estructura. Como dioses supremos que te miran. Competir con todo lo que tengas es el éxito. No hacer todo lo posible es el fracaso. No darte cuenta de qué se necesitaba para ganar y por eso perder es la llave al aprendizaje. Como dije antes hay variables inabarcables por el individuo.

 

- Compañerismo: Concepto de equipo. Ten siempre una mano para tu compañero, también una voz critica que le ayude a mejorar. Siente un tiro del equipo como un tiro tuyo. Alégrate de que tus compañeros estén jugando mejor que tú. Mírate a los ojos con ellos. Conóceles o trata de conocerlos. No les juzgues. Reconoce lo positivo de ellos.

 

- Lectura: Piensa en la cancha sobre lo que esté pasando. Reconoce las defensas. Tómate unos segundos cuando no tengas el balón para saber que está pasando; o con el balón no pierdas de vista los movimientos del resto de jugadores.Piensa de qué emparejamientos sacas ventaja y de cuales no. Piensa con que ritmo de jugeo sacas ventaja y en que momento del partido estás. Piensa despacio y actúa rápido. Equivócate pero saca conclusiones.

 

Creo que cumplir estos criterios, sirven al jugador a medir positivamente una actuación de forma individual. Por mi parte, seguiré intentando aplicarme mi propio cuento.

JAVIER HUERTAS

Instagram: @javi.huertas.bball

Facebook: Bball Real

 

6 Comments

  1. Ivi15 Ivi15 dice:

    Fantástico artículo. Filosofía y basket. I love this game!

  2. Manuel dice:

    Excelente, me lo imprimo para colgarlo en el corcho

  3. Asesino silencioso dice:

    Me quedo con 3 frases que definen a los grandes jugadores!

    1)Fallas todo lo que no intentas
    2)Piensa despacio y actúa rápido
    3)Equivócate pero saca conclusiones

    Eres un grande bball4real!

  4. Jorge Gutierrez dice:

    ¡Brutal reflexión! Los que tenemos la suerte de disfrutar jugando contigo sabemos que todo lo que has escrito lo sientes al 100%. Enhorabuena por el artículo, estás creando un espacio único para los amantes del basket que buscan un sitio de referencia para profundizar a nivel teórico y filosófico todo lo que aporta este gran deporte.

Leave a Comment

 

— required *

— required *